CONTENIDO

 
Menú
 
Q-bo in English!
 


Lo Nuevo



¿Quiénes Somos?
 


El Foro



Búsqueda
 
Links


Contacto

 

Septiembre me gustó pa' que te vayas
 
Rubirrosa Silvestre III
 

Historias del Palo
 
Rubirrosa Silvestre
   
Para Sacar 10


La Otra Madrid
 
Bien Hecho, Padre

Oda a mi Tía
 
Oda Explicativa

Estigma
 
Una de Tantas
   
Anuncios Clasificados


Evaristo y Yo



Cocina con Tía Yaya
 
Tavochu en la Cocina
 
Tía Yaya X-press

 
Chava Flores, un homenaje


Why the World Hates Gringos

 
Encontrando a Nemo


Perception 9


En Manos de Dios
 
A las Madres en su Día

 
El desván de Minerva
 
Crónica de Viaje
 


Horroróscopos

 
How To Go Chilango!





Contacto








 






 

   Pa que nos conozcas mejor

Contacto
Q-bo.com 
 





  El Editor pa que te quejes con él
  Famoso fotografo (o eso dice)
  La mejor narradora en internet
  Conoce su obsesión por la cocina
  Del convento a la repostería

La Trágica Historia de Por Qué estás viendo esta Página

Foto original del Maese UbasHan pasado tantas cosas en tan poco tiempo que era necesario contar otra vez los orígenes de Q-bo.com, que es lo que estás leyendo en formato abreviado. Claro está, la historia de este sitio se escribe día a día, por lo que esto que ahora ves cambiará en el futuro.

Pero todo tiene un principio. Este proyecto surgió en el 2000, época en la cual internet nos iba a hacer millonarios a todos. Yo me estaba recuperando de un desarrollo de comercio electrónico, el cual me fue arrebatado tras descomunal pleito con unos queridos ex-amigos (ah, lo que puede hacer la ilusión de tener tantito poder...). Un dia en Coyoacán Jorge Rojas me retó a hacer algo nuevo en internet para ver si lograba hacer que me callara, pues seguía obsesionado por la pérdida de mi gran negocio. La búsqueda de un lugar en el cual emborracharnos degeneró rápidamente en el esbozo de lo que estás viendo. "¿Pues por qué no crear una página de contenido?", dije yo, inocentemente (y eso que todavía no estaba borracho). La idea era una página donde diferentes puntos de vista, e incluso culturas e idiomas, se encontraran. Ambos dos festejamos el nombre de nuestro proyecto, el cual desde entonces fue bautizado como Q-bo.com (quihubo, pa que entiendan), con copiosas cantidades de alcohol. Definitivamente no sabía en lo que me metía.

Los intentos por reunir escritores, fotógrafos y particularmente alguien que supiera diseñar en internet fueron infructuosos. Aunado a nuestra crónica falta de dinero, pésimos servicios de hospedaje y vil y llana mala suerte, Q-bo.com no veía la luz. Si a esto le agregamos que las dóciles, encantadoras y mesuradas personalidades tanto de Jorge el Ubas Rojas como la mía son iguales a juntar diésel con nitrógeno, pues ya se imaginarán que algo tenía que tronar.

Tiempo después, con Q-bo permanentemente en mi cabeza como 'esa idea genial' de la cual no paraba de hablar (¿ven algún patrón de conducta obsesiva por ahí?) este proyecto fue rescatado por otros dos perpetradores, Herman Padilla y Luis Castañeda, quienes financiaron el hospedaje con la intención de que me olvidara de las broncas que traía (y aún traigo) por el cáncer de mi Padre, quien fue un gran apoyo en el desarrollo de esta página y la alcanzó a ver en esta nueva etapa. Q-bo ha resultado ser una excelente terapia ocupacional en lo que encuentro un empleo y puedo huir de aquí. Ustedes no saben lo que es lidiar con una madre psicópata todos los días.

Finalmente, el haber resuelto el problema del hospedaje hizo que se unieran incondicionalmente nuestros actuales colaboradores, que ya quisiera alguna publicación de prestigio como TV Notas, Semanario de lo Insólito o Foreign Affairs (puros escándalos). De plano no me doy a basto, pues además de buenos, resultaron sumamente prolíficos. Te invito a que conozcas más íntimamente a La Tía Yaya, Minerva Parker y Tavochú, quienes son de los mejores escritores que encontrarás publicando material original en internet. Checa sus Perfiles del Perpetrador individuales y espántate al descubrir que hay gente más enferma que tú.

Q-bo ha sobrevivido a muchas cosas, incluyendo la reciente destrucción del servidor donde estaba hospedado desde mayo. Aquí vamos a seguir, con más cosas e ideas nuevas, provocando tus neuronas.

Y como dijo Nietzche: ¡Salud!

Luis Alvarez

PERFILES DE LOS PERPETRADORES

arriba











Q-bo.com!
La Página Más Chida de la Red